0 Cart
Added to Cart
    You have items in your cart
    You have 1 item in your cart
      Total

      1. Sumerge tu Slick en agua acabada de hervir.

      2. Después de 30 segundos, saca el protector bucal y sacúdelo para eliminar el exceso de agua caliente.

      3. Centra y alinea el protector bucal con los dientes del maxilar superior.

      4. Muerde lentamente el material del molde mientras presionas lo más fuerte posible.

      5. Traza los bordes interiores del protector bucal con la lengua, mientras presionas la parte exterior con los dedos.

      6. Después de haber mantenido el Slick en la boca durante 60-90 segundos, deberías sentir que prácticamente se ha fusionado con tu arco superior. A continuación, baja lentamente el protector bucal antes de quitártelo y enjuágalo con agua fría durante al menos 30 segundos.

      7. Listo. El ajuste perfecto que acabas de conseguir es la clave de la protección superior contra los impactos que ofrece Slick.

      8. Si alguna vez tuvieras que remodelar tu protector bucal, sólo tienes que volver a seguir estos pasos.